Lo ocurrido el pasado sábado en Málaga fué una verdadera fiesta en todos los sentidos, no creo que las experiencias vividas en aquél auditorio puedan ser olvidadas por ninguno de los 150 fisioterapeutas asistentes en mucho tiempo. Dentro de aquella cálida y acogedora sala, múltiples sensaciones se apoderaron de mí durante el transcurso de las jornadas. Sensaciones de emoción, tensión, nerviosismo, alegría, nostalgia, incertidumbre, admiración, intimidad en algunos momentos, etc. Y es que, el arte invadió el escenario con tres ponentes que mostraron la parte más difícil y apasionante de la Fisioterapia: la clínica. Todos pudimos presenciar fisioterapia en estado puro, fisioterapia en la que el arte y el conocimiento manejaban la toma de decisiones clínicas en un contexto muy especial. Así es como pude percibir la cantidad de información que me invadió, haciéndo que mi neuroplasticidad cerebral se activara al máximo para intentar integrar todo lo posible y guardarlo en mis más valiosos recuerdos.

Es muy fácil hablar y hablar de lo que uno hace en su práctica clínica habitual o de la ciencia estudiada en diferentes artículos, pero lo experimentado gracias a los conocimientos de Elena, Carlos y Lluís dentro del auditorio fueron dignos de admiración. Debe ser muy difícil ponerse delante de 150 fisioterapeutas expectantes a cada decisión, a cada acontecimiento clínico. Solo unos pocos son capaces de eso. Pero esto no es todo, ¡los pacientes!, cuánto valor el ofrecer su problema a tal contexto tan difícil. Yo mismo me puse muy nervioso cuando subí al estrado para recibir mi premio por el concurso al “Mejor Trabajo Final de Grado”, ¡y no tenía nada más que cojer un diploma y alegrarme por ello!

Como lo prometido es deuda y deseo compartir mis experiencias en la jornada tanto para los compañeros asistentes como para los que no pudieron asistir, en las próximas fechas iré creando entradas acerca de lo desarrollado en cada uno de los 3 casos clínicos expuestos. De momento, Luis Torija ya ha hecho su crónica al respecto que podéis ver aquí. Creedme que no es fácil explicar con palabras lo acontecido, intentaré hacerlo lo mejor posible tal y como lo viví e integrando lo más difícil, el proceso de toma de decisiones clínicas. Ahora a recuperarse de la resaca del sábado, supongo que ya habrán soltado al presidente…

Enhorabuena a los organizadores, las jornadas cumplieron mis más altas expectativas. Saludos a todos y en especial a mi estimado compañero de viaje Borja Tronchoni (@fisioborja).

Jesús Rubio

Un fisioterapeuta que no se relaja

Sígueme en Twitter @JRfisiouv

Anuncios