Algo que se hace necesario a día de hoy en nuestra profesión para poder evolucionar en el sistema sanitario es la investigación en Fisioterapia. Poco a poco muchos fisioterapeutas se encaminan en este sufrido campo con la intención de aportar datos válidos para su uso en la práctica clínica y, sobretodo, para dar un mayor nombre a la Fisioterapia.

Para ello, todo fisioterapeuta que decida encaminarse en este campo debe saber que para realizar correctamente una investigación, previamente se debe realizar una revisión sistemática de lo descrito en la literatura en relación al tema que se quiera abordar.

¿Qué es una revisión sistemática?

Una revisión sistemática es una visión general de los estudios de investigación primarios que utilizan métodos explícitos y reproducibles por otros investigadores en relación a un tema concreto. En las revisiones sistemáticas se aplican estrategias científicas que limitan el sesgo gracias a una búsqueda sistemática, una evaluación crítica y una síntesis de todos los estudios relevantes sobre un tema específico. Paralelamente, un meta-análisis es una síntesis matemática de los resultados de dos a más estudios primarios que hayan abordado la misma hipótesis de una misma forma.

Las revisiones sistemáticas así como los meta-analisis pueden ser la forma de aportar la mejor evidencia disponible para los profesionales de la salud.

PASOS PARA ELABORAR UNA REVISIÓN SISTEMÁTICA

  1. Definir la pregunta de investigación
  2. Elaborar un protocolo de investigación
  3. Definir una estrategia de búsqueda bibliográfica
  4. Extracción de datos
  5. Estudio de la calidad metodológica
  6. Análisis de datos y resultados
  7. Interpretación de los resultados

1. Pregunta de investigación (hipótesis)

El primer paso en la realización de una revisión sistemática es formular una pregunta de investigación como parte del protocolo de investigación. Preguntas adecuadas que se pueden abordar en relación al tema que se quiera estudiar podrían ser:

(1) los fenómenos asociados a la enfermedad o intervenciones.

(2) la enfermedad o prevalencia de ésta

(3) la precisión diagnóstica de determinados métodos

(4) los factores etiología y / o de riesgo de enfermedades

(5) el pronóstico

(6 ) efectos de una intervención.


Los objetivos de una revisión sistemática pueden ser variadas e incluyen:

(1) aclarar los puntos fuertes y débiles de la literatura sobre el tema

(2) que resuma una gran cantidad de literatura

(3) la resolución de conflictos de la literatura

(4) la evaluación de la la necesidad de un ensayo clínico a gran escala

(5) evitar un juicio innecesario redundante

(6) el aumento de la potencia estadística de los estudios más pequeños

(7) la mejora de la precisión o identificar un menor efecto del tratamiento

(8) la mejora de la generalización de los resultados del tratamiento 

2. Elaborar un protocolo de investigación

Una vez formulada la hipótesis de la investigación, se debe desarrollar un protocolo claro de investigación. El objetivo de este punto es desarrollar adecuadamente las preguntas y los métodos de la revisión antes de obtener ningún resultado de lo hallado en la literatura científica. Los métodos para realizar una correcta búsqueda bibliográfica, la selección de los estudios, la extracción de datos válidos y el análisis de los datos obtenidos deberán estar guardados en un manuscrito para minimizar el sesgo antes de iniciar la búsqueda bibliográfica.

3. Definir una estrategia de búsqueda bibliográfica

Las fuentes de búsqueda que se suelen utilizar para la realización de una revisión sistemática son:

  • Cochrane library trials (registro de ensayos clínicos aleatorizados)
  • MEDLINE
  • EMBASE
  • CINAHL
  • Scopus
  • ENFISPO

Por otro lado se deberán definir los términos de búsqueda (MeSH) enn relación a la etiología, el pronóstico, tratamiento, diagnóstico o precisión diagnóstica de un determinado test.

Por ejemplo, junto al operador booleano AND, se podría realizar la siguiente búsqueda:

“prognosis AND diagnosis AND back pain “

Para que sea una revisión sistemática, un mínimo de dos revisores realizarán una primera fase del estudio mediante una búsqueda de los resúmenes partiendo de la hipótesis inicial y el diseño del estudio, la muestra a la que va dirigida, el tipo de intevención buscada y los resultados que se estudiarán de una determinada intervención (criterios de inclusión).

Tras la primera selección realizada por pares (2 revisores de forma paralela), se selecionarán artículos a texto completo para llegar a la segunda fase del cribado y selección preliminar de artículos. Por tanto, los artículos preseleccionados servirán para la siguiente fase de extracción de datos.

4. Extracción de datos

Un formulario estandarizado como puede ser una tabla ayudará en esta fase de extracción de datos a cada unos de los revisores. Por ejemplo, una tabla de datos debería contener por partes la siguiente información del estudio analizado:

  • Referencia (revista, título, autor, etc.)
  • Objetivo del estudio
  • Tipo de estudio y su diseño
  • Muestra
  • Descripcción breve de la intervención (grupos de estudio)
  • Resultados
  • Comentarios acerca de la calidad

5. Estudio de la calidad metodológica

Cada ensayo debe ser evaluado en términos de su calidad metodológica, la medida en que puedean existir errores sistemáticos por el diseño del estudio y su realización (sesgos) así como la probabilidad de errores aleatorios (intervalo de confianza de los resultados) para establecer una determinada precisión en la interpretación de los resultados y validez externa (grado en que esos resultados son generalizables o aplicables a una población diana particular).

Escalas como la “Quality Assessment of Diagnostic Accuracy Studies” (QUADAS) se suelen utilizar para puntuar todos los aspectos referentes a la calidad metodológica de un estudio en diferentes ítems, obteniendo una puntuación de 0 a 14 (considerándose QUADAS > 10 como estudio con calidad metodológica ALTA).

Los estudios incluidos en el análisis de los resultados de una revisión sistemática deberían ser únicamente los que tengan una calidad metodológica considerada como alta (consensuada entre los revisores), aunque, debido a la carencia de éstos en la literatura actual, se pueden incluir también los considerados como “moderados” siempre y cuando no bajen de QUADAS < 7. Por otro lado, también es adecuado realizar una tabla descriptiva de todos los estudios seleccionados en la literatura y su puntuación QUADAS:

  • QUADAS < 7: Calidad baja
  • QUADAS 7-10: Calidad moderada
  • QUADAS > 10: Calidad alta

6. Análisis de datos y resultados

Después de la inclusión o exclusión de los estudios basados en la evaluación de la calidad metodológica (criterio importantísimo), deberían llevarse a cabo el análisis de datos de los resultados de los estudios seleccionados.

Primero se realizará una evaluación descriptiva sencilla de cada estudio representado en forma de tabla (como lo explicado anteriormente) donde se incluirá la población objeto del estudio, la intervención realizada y los resultados.

7. Interpretación de los resultados

La mayor parte de la información recopilada hasta este punto se puede presentar en el análisis de datos y resultados en el manuscrito. Los puntos fuertes y limitaciones de los estudios incluidos deben ser discutidos. Las conclusiones deben estar basadas en la mejor evidencia científica disponible. Las recomendaciones relativas a los estudios futuros en el campo estudiado también se deberán incluir.

Para una correcta elaboración de un artículo etiquetado como “revisión sistemática” se debe consultar la guía PRISMA. PRISMA significaPreferred Informes Artículos para Revisiones Sistemáticas y Meta-análisis” (consultar en www.prismastatement.org). Se trata de un conjunto de directrices mínimas basadas en la evidencia para la presentación de manuscritos de revisiones sistemáticas y meta-análisis. PRISMA debe ser un recurso útil para mejorar la información de las revisiones sistemáticas y meta-análisis.

Espero que esta información pueda ser útil para todo fisioterapeuta que intente aportar algo nuevo en investigación y, sobretodo, que sirva para aportar mayor calidad a lo que consideramos como “Fisioterapia basada en la evidencia”. Todavía queda mucho por recorrer…Ánimo!!

Jesús Rubio

Fisioterapeuta

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Wright, R. W., R. A. Brand, et al. (2007). “How to Write a Systematic Review.” Clinical Orthopaedics and Related Research 455: 23-29
  2. Systematic reviews in health care a practical guide / Paul Glasziou … [et al.]. Cambridge ; New York : Cambridge University Press, 2001. eBook: Available via Library catalogue Greenhalgh, T. (1997). “How to read a paper: Papers that summarise other papers (systematic reviews and meta-analyses).” BMJ 315(7109): 672-675.
  3. Oxman, A. D. (1994). “Systematic Reviews: Checklists for review articles.” BMJ 309(6955): 648-651.
  4. Systematic reviews and meta-analysis /Julia H. Littell, Jacqueline Corcoran, Vijayan Pillai. Series Title: Pocket guides to social work research methods Oxford ;New York : Oxford University Press. Available in Library: H62 .L497 2008
  5. Harvey, R. (2007). “Systematic review as a primer rather than endpoint for clinical research: The training perspective.” Otolaryngology-Head and Neck Surgery 137(4): S66-S68.
  6. Moher D, Liberati A, Tetzlaff J, Altman DG, The PRISMA Group (2009). ―Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analyses: The PRISMA Statement‖. PLoS Med 6(6): e1000097. doi:10.1371/journal.pmed1000097
  7. Rubenstein SM, van Tulder M. A best-evidence review of diagnostic procedures for neck and low-back pain. Best Practice & Research Clinical Rheumatology 2008;22:471e82.
  8. Della-Giustina D, Kilcline BA. Acute low back pain: a comprehensive review. Comprehensive Therapy 2000;26:153e9.
  9. Lurie JD. What diagnostic tests are useful for low back pain? Best Practice & Research Clinical Rheumatology 2005;19:557e75.
  10. Hancock M, Maher CG, Latimer J, Spindler MF, McAuley JH, Laslett M, et al. Systematic review of tests to identify the disc, SIJ or facet joint as the source of low back pain. European Spine Journal 2007;16:1539e50.
  11. Cook C, Hegedus E. Diagnostic utility of clinical tests for spinal dysfunction. Man Ther 2011;16:21-25.

Anuncios