Los fisioterapeutas solemos preguntar, escuchar (a veces), explorar, movilizar, masajear, estrujar, ejercitar, pinchar, estirar, vendar o electrocutar a los pacientes. Luego hay pacientes (¿clientes?) que juegan al bingo porque es a lo que su fisioterapeuta les tiene acostumbrados cuando van a su consulta cada semana o cada mes. Y siempre la misma historia, se sientan y juegan siempre la misma monótona partida. El paciente nunca comprende por qué nunca gana la partida pero continúa acudiendo cada semana o cada mes. Todo se convierte en costumbre y monotonía, no importa si el paciente se aburre con tanta partida porque el fisioterapeuta se encuentra cómodo haciéndole jugar a su juego preferido. Pobre paciente, ¿no? Siempre con su dolor y jugando al bingo…

Últimamente vi un vídeo por redes que me llamó a reflexionar sobre las barreras que podemos llegar a generar en la recuperación u “optimización” de nuestros pacientes/clientes…

 

Como fisioterapeutas ayudamos, monitorizamos y guiamos en la resolución de problemas de las personas. Escuchando lo que percibe cada persona en relación a su problema podremos llegar a comprender muchas cosas e intentar modificarlas si consideramos que pueden beneficiar el camino hacia la recuperación u “optimización” de la salud. Quizás las costumbres están para romperlas, ¿no creéis?…

Somos los profesionales del movimiento y disponemos de un gran conocimiento para aferenciar multitud de estímulos positivos en el sistema nervioso de los pacientes…¡activemos a nuestros pacientes por Dios!

Anuncios